Fuerzas Armadas y la Guardia Nacional no logran poner orden en Tamaulipas

El estado de Tamaulipas enfrenta uno de sus peores momentos en la lucha contra grupos criminales enfrentados entre sí para controlar el territorio, y un gobierno central maniatado para generar seguridad. Así los cárteles de la droga han encontrado en Tamaulipas un lugar para operar impunemente. El gobernador del estado, Francisco Javier García Cabeza de Vaca, tiene investigaciones abiertas en México y en Estados Unidos por presuntos nexos con el narcotráfico, lo cual dificulta la pacificación.

En el estado, ha emergido el cartel de Jalisco aliado con el cártel de Sinaloa y con el cártel del Golfo, pero además existen enfrentamientos con otros cárteles como Los Zeta viejas. El caldo de violencia en el territorio es muy grave, pues se le atribuye el asesinato y posterior incineración de 23 migrantes guatemaltecos en el municipio de Camargo.

Los cuerpos de seguridad, como las Fuerzas Armadas y la Guardia Nacional, no han podido garantizar la paz del territorio, generándose el caldo de cultivo perfecto para que estos grupos irregulares operen con impunidad asesinando a personas inocentes.

Tamaulipas opera como uno de los lugares más seguros para el narcotráfico. Los grupos irregulares están en disputas por todo tipo de actividades ilícitas graves, entre tanto la Fiscalía General de la República tiene investigaciones contra el gobernador por lavado de dinero, vínculos con el narcotráfico y enriquecimiento ilícito.