home Actualidad política Ecuador decide: dos modelos y un país

Ecuador decide: dos modelos y un país

La campaña política ecuatoriana para decidir, en segunda vuelta, quien será el presidente, ha culminado. Entre dimes y diretes, debates, exposiciones públicas, recorridos pequeños, petición del voto y mucha campaña digital, los candidatos Andrés Arauz y Guillermo Lasso, cerraron el grifo de la campaña para dejar a los ecuatorianos decidir, finalmente el domingo la opción por la cual se decantarán.

He podido hacer un esbozo de los programas de gobiernos que las dos campañas pregonan y me ha llamado poderosamente la atención que, salvo algunas diferencias programáticas e ideológicas, tanto Lasso como Arauz, en los textos escritos, apuntan a un Ecuador más igualitario, más próspero e incluyente.

En el caso de Arauz, se nota más fuertemente marcado su componente ideológico, embarcado en la tradición socialista de los años de la Guerra Fría, titulando uno de los ejes de su programa, como “justicia decolonial, plurinacional e intercultural”. Y en otros casos, haciendo referencias a diagnósticos de la situación actual del Ecuador en un análisis y contexto que bien podría provenir del tan nefasto Socialismo del siglo XXI. Aquellos programas de gobierno de Hugo Chávez y Nicolás Maduro que ya vaticinaban lo que en Venezuela finalmente ocurrió con todas sus devastadoras consecuencias.

Por la parte de Lasso, el programa de gobierno es, aunque incompleto, más pragmático, de ahí que la diferencia entre uno y otro es que el de Lasso parece mejor una hoja de ruta que el de Arauz, puesto que éste se llena de disquisiciones ideológicas que no abonan el terreno para que los ciudadanos, puedan ver con más claridad cual es el país que Arauz vende. Si que es cierto que la mayoría de los ciudadanos no se leen los programas de gobiernos puesto que, en la actualidad, aunque no es cierto, no ven la política como un elemento que pueda afectar tremendamente su vida.

En ese sentido, una ciudadanía preocupada por su día a día, y aunque no lo creamos, por problemas modernos de otra índole como la violencia de género, la violencia contra la comunidad LBGTI que intenta impulsar sus derechos, los problemas medioambientales, la ruralidad. En fin Ecuador es un país que aunque se debate este domingo entre programas de gobierno que tienen ciertas similitudes, las diferencias entre Arauz y Lasso son abismales.

Solo debemos mirar sus cierres de campaña, Arauz tuvo un cierre donde pidió el voto por última vez ante unas 3.000 personas reunidas al aire libre en Cumandá. Lasso realizó su última petición proselitista de voto en Guayaquil, ante una cantidad de barcas a orillas del río Guayas.

La mayoría de estudios indican un leve margen a favor de Arauz, cercano al 51% de los votos, pero Lasso, recortó desde el 13 de marzo una importante brecha para prácticamente alcanzar al correísmo en su tercer intento de llegar al palacio de Carondelet.

Las reglas de juego

13 millones de ecuatorianos y ecuatorianas, según cifras del CNE, deberán obligatoriamente ejercer su derecho al voto este 11 de abril, so pena de multa de hasta 40 dólares (10% de su salario básico). En candidato ganador, deberá obtener el 40% de los votos, sumado a 10 puntos de ventaja con respecto al segundo. O por el contrario sacar directamente más del 50% para poder asumir la presidencia el día 24 de mayo.

Alea iacta est

En política, actualmente, esta expresión me genera dudas porque la suerte no está echada. Ecuador, polarizada, dividida y con graves problemas políticos y económicos, pero además los subyacentes a la pandemia del Covid-19, decidirá este domingo esa suerte. Será cuando el CNE promulgue al ganador de la contienda que se pueda abrir un camino en donde el éxito, y porqué no, la buena suerte esté de lado de los ecuatorianos. Que escojan el modelo de país más apropiado para que juntos puedan salir delante de todas las tesituras por las que están atravesando.

Dayner Pariata

Consultor político en campañas electorales con experiencia en Colombia y Venezuela junto a la Consultora Acción Política. Ha involucrado en el proceso del planteamiento estratégico y comunicacional de campañas electorales a nivel regional y legislativo. Forma parte del consejo editorial de la Revista Acción Política, Revista con presencia en Colombia, República Dominicana, Perú y Venezuela. Ha sido coorganizador de la Primera Simulación de Campañas electorales (Bogotá), del Primer Seminario de Comunicación en Tiempos de Crisis (Caracas - Venezuela) y del Primer Seminario de Comunicación y Marketing Político (Villavicencio - Colombia). Ha sido profesor invitado de la Universidad Monteávila (Caracas) de la cátedra de Medios de Comunicación y opinión pública.