home Las 5 de la Revista Acción Política Las 5 mayores inflaciones de la historia

Las 5 mayores inflaciones de la historia

La hiperinflación es el resultado de un largo período de elevada inflación, en la que los precios aumentan sin control y la moneda pierde su valor. A lo largo de la historia, ha habido 58 episodios de hiperinflación que han afectado duramente la vida de muchas personas.

En la Revista Acción Política, te traemos las 5 peores hiperinflaciones del mundo antes de Venezuela:

1. Hungría, 1946

En julio de 1946, la inflación en Hungría alcanzó un nivel impresionante: 41,9% trillones de inflación, resultando como el peor caso de hiperinflación que haya quedado registrado en la historia. En este país, los precios se duplicaban cada 15 horas y la tasa de inflación diaria era de 207%.

La Segunda Guerra Mundial había borrado el 40% de la riqueza de Hungría; el 80% de su capital, Budapest, estaba destruida; las vías férreas y las carreteras habían sido bombardeadas y el gobierno tuvo que pagar una indemnización millonaria después del conflicto.

Para combatirla, en agosto de 1946, el gobierno adoptó un programa de estabilización radical que incluyó una reforma tributaria drástica, la recuperación de las reservas de oro que habían sido trasladadas al extranjero y la introducción del florín húngaro, respaldado por sus reservas de oro y divisas.

2. Zimbabue, 2008

Tras aplicar a finales del siglo XX una reforma agraria polémica que incluía la expropiación de tierras que pertenecían a hacendados blancos, Zimbabue sufrió un agudo declive agrícola. Esta situación empeoró en la Guerra del Congo en 1998 y el impacto de las sanciones de Estados Unidos y la Unión Europea en 2002.

Desde entonces, los precios comenzaron en subir y en el año 2008, la inflación había alcanzado una tasa mensual de 79.000.000.000%. Esta caída económica se tradujo para la población en frecuentes recortes de agua y energía, colas en los bancos y gasolineras, y una grave escasez de alimentos.

Muchos cruzaban la frontera a Sudáfrica o Botsuana para comprar bienes de primera necesidad y el dólar estadounidense y el rand sudafricano se convirtieron en divisas de facto, y que luego fueron adoptadas de forma oficial por el gobierno.

3. Yugoslavia, 1994

La crisis económica y política de la década de 1980 decayó en guerras que acabaron dividiendo este Estado de vuelta a las naciones originarias. Yugoslavia, debido al conflicto y la pérdida de mercado interno, empezó a imprimir dinero sin control. El gasto público descontrolado, la  escasa eficiencia, la corrupción y las sanciones de Naciones Unidas en 1992 y 1993 empeoraron el problema.

A inicios de 1994, los precios subían un 313% millones al mes. Los ciudadanos se apresuraba a gastar su dinero en cuanto recibían sus salarios; muchos en Serbia compraban sus suministros en la vecina Hungría. Desanimados por varios intentos de control de los precios, los agricultores paralizaron la producción.

4. Alemania, 1923

Tras la Primera Guerra Mundial (1914-18), Alemania se quedó con grandes deudas y costes de reparación. El gobierno empezó a imprimir moneda en la divisa nacional, el marco, para comprar monedas fuertes y pagar las deudas, lo cual degeneró en la perdida de valor de su moneda.

La peor crisis se produjo cuando Alemania no realizó los pagos que debía en 1923, lo que provocó la ocupación del valle del Ruhr por parte de las tropas francesas y belgas para exigir el pago en activos fuertes, lo cual provocó huelgas y detuvo la producción de las maquiladoras.

En octubre de 1923, la inflación se había disparado hasta el 29.500% mensual, con los precios duplicándose cada 3 o 4 días. Más tarde ese año, el gobierno introdujo una nueva moneda, el «marco seguro» o rentenmark, sustentado con las tierras agrarias. Los precios se estabilizaron y los acreedores de Alemania acordaron reestructurar los pagos de la guerra.

5. Grecia, 1944

La economía griega sufrió mucho durante la ocupación por parte de los países del Eje en la Segunda Guerra Mundial.

Una caída de la producción agrícola provocó una escasez severa de alimentos en las principales ciudades y una gran hambruna. Los decrecientes ingresos contribuyeron al aumento de la inflación, que alcanzó el pico del 13.800% al mes en noviembre de 1944.

Tras la liberación del país, el gobierno hizo tres intentos a lo largo de 18 meses antes de lograr cierta estabilidad a través de una reforma fiscal, préstamos y la introducción de una nueva moneda.

Lea también: Vieja Política vs Nueva Política

Redacción Acción Política

El equipo de Acción Política es el responsable de las actualizaciones de información de actualidad del portal