home Análisis Elecciones Catalanas 2021: Pandemia e independentismo.

Elecciones Catalanas 2021: Pandemia e independentismo.

El mundo avanza y no se detiene a pesar de las circunstancias que ha proporcionado la pandemia. Las campañas de vacunación, las preocupaciones, nuevas cepas y principalmente, las medidas de bioseguridad están presentes en el proceso electoral al Parlamento de Cataluña que se celebrará este 14 de febrero.  Este será crucial para determinar el panorama político de la región, tomando en consideración las distintas propuestas que se han llevado a la palestra.

El partido que encabeza la lista por los 36 escaños obtenidos en las pasadas elecciones es Ciutadans, consolidada como la mayor fuerza política pese a la severa caída que pronostican algunos sondeos. Ahora representado por Carlos Carrizosa compite por el voto no independentista y su principal objetivo es comprometerse con la democracia.

Así como también promoverán la vuelta de las empresas y reactivación de la economía que ha mermado por la crisis del COVID-19, para la priorización de la dependencia y las políticas sociales con el fin de reconstruir el estado de bienestar frente al movimiento separatista. Por otro lado, respecto a la educación, su objetivo es fomentar una educación moderna y de igualdad de oportunidades.

En segundo lugar, se posiciona Junts per Catalunya (JuntsxCat) con la candidatura de Laura Borras en estas elecciones. Entre sus propuestas principales presentaron “50 medidas para un Gobierno fuerte y eficiente”  que impulsen un cambio entre ellos: solicitar un referéndum acordado y vinculante si las fuerzas independentistas obtienen más del 50% de los votos. A su vez, implementar nuevas políticas de salud que dé respuesta a las circunstancias actuales, organizar una estructura en pro a emergencias climáticas y feministas, y crear un Banco Nacional de Cataluña, para potenciar la internacionalización de la región.

De ahí que, el partido Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) liderado por Laura Vilagra, aspira a ganar las elecciones o al menos mantener su fuerza determinante ya que actualmente el Presidente de la Generalitat es Pere Aragones. Y el eje central de su programa de gobierno es la autodeterminación de Cataluña junto a la amnistía de los presos políticos. Otro de sus puntos es una reconstrucción económica y social para la reactivación de los sectores, el despliegue de una Agencia Tributaria de Cataluña que gestione todos los impuestos de la población y los impuestos verdes, y la creación de una consejería de Igualdad y Feminismos, el cual se encargará de los planes de becas y precios no discriminatorios en la universidad.

No obstante, su prioridad es un referéndum pactado con el Gobierno central una vez asumida las funciones en el Govern, que permitiría el reconocimiento internacional y en caso de que el Estado español no proporcione las facilidades para este proceso, según diferentes afirmaciones, apostarían por una acción unilateral de independentismo, puesto que es “una herramienta válida y democrática”.

Mientras que, Salvador Illa frente al Partido Socialista de Catalunya (PSC), ocupando 17 escaños en el parlamento y encuestas que los favorecen, se presentan con un programa electoral enfocado en la cogobernanza federal donde se tenga más participación en la gestión de impuestos y se apruebe una ley de pluralidad lingüística en España para la colaboración entre las instituciones, al estar en contra del referéndum. Pretenden, de igual forma, reactivar la economía, incrementar el presupuesto en políticas de vivienda, promover la vacunación sin privilegios y el desarrollo económico, incluyendo los planes de ecologismo, innovación y educación para una transformación digital adecuada.

Por el contrario, el proyecto de Alejandro Fernández, candidato del Partido Popular (PP) considera es tiempo de “un cambio real” basado en la centralidad, independentismo, modernidad y devolver la Generalitat a todos los catalanes, con 101 propuestas dirigidas al sector salud, garantizando la atención médica en la población más vulnerable, y a la economía, como la recuperación de zonas turísticas y la reactivación de los pequeños y grandes comercios.

Nuevamente Común y Podemos se mantienen como coalición, presidido por Jéssica Albiach, proponiendo un servicio sanitario ampliado y público, ayudas a los trabajadores con ingresos de salarios mínimos para acabar con el abandono y segregación escolar. También apuestan por un modelo que funcione desde la perspectiva feminista y en materia ambiental buscan crear una transición ecológica hacia los impuestos verdes. Pero su objetivo en cuanto a la identidad de Cataluña es impulsar una declaración política para reconocer a la región como “única nación”, donde exista el acuerdo con España.

Por su parte, Vox regresa a la contienda electoral luego de no haberse presentado en 2017, siendo Ignacio Garriga la cabeza de la lista del partido, con su piedra angular de frenar “la ruina golpista” entregada al separatismo a través de la protección de la industria y el sector primario, eliminando temporalmente los impuestos al sector hostelero y turístico. Aunque hace hincapié en la expulsión inmediata de los inmigrantes ilegales para poner fin a la inseguridad y violencia.

De la misma manera, CUP presenta su candidatura con Dolors Sabater después de haberse abstenido las pasadas elecciones. Esta vez apuestan a la independencia y construcción de Cataluña, sin descartar la posibilidad de recurrir a la desobediencia civil mediante movilizaciones y luchas populares. Sin embargo, se han concentrado en trabajar en la educación pública y de calidad, gestionar planes para acabar con el machismo y hacer públicos los servicios esenciales como agua, energía y el transporte.

Cabe destacar que, partidos como PDeCat encabezado por Angels Chacón, que concurren por primera vez en solitario y resta por ver el apoyo del electorado ya que, según varios sondeos, no se le adjudicaba escaños en el parlamento, y el Partido Nacionalista (PNC), que es la líder visible de este partido emergente posterior a su constitución en junio del año pasado, quiere contribuir a la causa de los independentistas, defendiendo el derecho a decidir, pero se opone a la vía unilateral y apoya la del referéndum pactado.

Para finalizar es necesario hacer énfasis en lo sustanciales y significativas que son estas elecciones, en vista de que marcarán una pauta que definirá el curso de Cataluña a partir de si se continuará con el proceso de separación que dé como resultado la validez de su independencia como Estado-nación, el cual se ha gestado desde hacía años y se reflejó en el 2017 cuando emitieron una declaración unilateral donde se proclamaron una República soberana, de derecho, democrática y social.

Este podría ser, entonces, el principio o el fin de una historia que recoge el camino de luchas y esfuerzos para alcanzar su autonomía.

Lea también: 5 mejores universidades del mundo en 2020

Redacción Acción Política

El equipo de Acción Política es el responsable de las actualizaciones de información de actualidad del portal