home Con la palabra Elecciones en Ecuador: En busca de la estabilidad

Elecciones en Ecuador: En busca de la estabilidad

Estamos ante la presencia de uno de los primeros eventos electorales en Suramérica de este 2021, y en plena segunda ola de la COVID-19, Ecuador acudirá a las urnas para una nueva elección este 7 de febrero, en la que más de 13 millones de ciudadanos elegirán entre 16 binomios, a su presidente y vicepresidente, a 137 miembros de la Asamblea y cinco representantes del Parlamento Andino.

Desde todo punto de vista no es cualquier cosa. Una elección en 2021 en uno de los países más azotados por la pandemia en la región pone a prueba la estabilidad, las instituciones y, sobre todo, su sistema sanitario que el año pasado colapsó desde la llegada de su primer caso el 27 de febrero.

Con detenimiento y en medio de mi agenda de trabajo, he seguido de cerca el proceso preparatorio para dicho evento electoral, los debates, las ideas planteadas por las fórmulas en contienda y sobre todo las campañas electorales.

Como ya dije, hay 16 binomios que se disputarán los dos cargos más importantes del país, lo cual implica que muy probablemente ninguna de ellas llegará a la victoria en una primera vuelta. Según la ley electoral de Ecuador, para que una dupla gane en primera vuelta, deberá alcanzar el 40% del favor de los ecuatorianos y, además, una diferencia de 10% frente a sus rivales más cercanos. Este precepto es justificado jurídicamente para evitar que ninguna fórmula logre ganar la elección con bajo porcentaje de votos.

16 binomios

En función de ello, las 16 fórmulas presidenciales que tienen los ecuatorianos para elegir generan una importante dispersión del voto, por lo cual, hacen muy compleja la llegada de alguna de ellas al 40% exigido por ley y mucho más lejana aún la posibilidad de alcanzar la diferencia del 10% con respecto a otras. Las únicas ocasiones en las que proyecto político alguno ha reunido esas dos exigencias fue en la época del expresidente Rafael Correa, durante sus dos últimos periodos presidenciales (2009 y 2013). Esto implica que este 2021, tendremos probablemente, una nueva cita electoral: el domingo 11 de abril sellará definitivamente la entrada del nuevo inquilino de Carondelet.

Las principales fuerzas

Andrés Arauz, de la revolución ciudadana es un economista de 35 años que ejerció importantes cargos durante la administración de Rafael Correa, y que hoy es la opción de mayor fuerza de ganar esta primera vuelta del 7 de febrero. Su lema, es el de “Trabajo, futuro y dignidad” proponiendo políticas públicas que beneficien a los más desfavorecidos, entre las que se encuentran la generación de empleo, creación de líneas de crédito, bonos emergentes, reducción de tasas de interés, entrega de becas de conectividad a docentes y estudiantes, entre otras.

Guillermo Lasso, es un banquero de 66 años que tiene una amplia cartera de cargos públicos a lo largo de su trayectoria. Bajo el lema de “Capacidad y experiencia para cambiar” tiene un plan distinto. Se basa en la proposición de generación de empleo para jóvenes, y el aumento de salario a $500, por otro lado, de hacer a Ecuador más competitiva en el mercado internacional.

Yaku Pérez, líder indígena de 50 años. Perteneciente a la izquierda, con un plan que ahonda en propuestas ecológicas con el eslogan “¡Claro que se puede! Su proyecto se basa fundamentalmente en una economía sostenible que proteja al medioambiente de Ecuador, abogando por Ciudades Ecológicas que cuiden la calidad del aire, así como el reciclaje para la reducción de plásticos y el uso de transporte de ciclovías para reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera.

Lo cierto es que, de los tres, Arauz es quien plantea que la economía ecuatoriana debe abandonar el dólar como moneda, planteando un debilitamiento de ese sistema monetario para avanzar a uno distinto. A la vez, si gana, plantea que cada familia reciba $1000 de ayuda. Mientras tanto, Lasso y Pérez, plantean que, de ganar, mantendrán el dólar como moneda.

Los ecuatorianos están convocados a las urnas, pero como he dicho, no parece que esta contienda se decida el próximo domingo. Me mantengo expectante por los resultados preliminares y de cómo se desarrollará la campaña para la probable segunda vuelta en la que los dos candidatos más votados concurrirán el 11 de abril venidero. Lo cierto es que Ecuador, y su actual presidente Lenin Moreno gozan de niveles de popularidad muy bajos con una crisis de gobierno que no se resuelve desde 2019 cuando intentó subir impuestos al combustible y se desató en el país una ola de protestas.

A propósito del domingo, 11 de abril

Es un día atípico: ese domingo tenemos en América Latina, tres procesos electorales, elecciones en Chile para elegir la Convención que redactará la nueva constitución, las autoridades regionales y las municipales. A su vez, elecciones en el Perú, presidenciales y del congreso; es decir, esa fecha tiene una implicación muy importante. Estamos hablando de elecciones en Ecuador, Perú y Chile; analizando la dinámica, estamos hablando de que el balance de poder a partir de ese día, puede significar un cambio importante.

¿Qué tendencia ideológica tendrán las candidaturas ganadoras? Esta pregunta es muy importante no solo por la estabilidad de la región sino por el tablero político y los desafíos que tendrán las nuevas autoridades como el afianzamiento del autoritarismo en Venezuela, la crisis argentina, las injerencias de Rusia y China, el manejo de la pandemia que ha hecho Bolsonaro en Brasil. En fin, me resulta curioso el devenir político latinoamericano y su enfoque ideológico porque podrá ser el punto de partida de un viraje importante.

Amaury Mogollón

Consultor político especializado en Campañas Electorales y Comunicación de Gobierno. Director General de la Consultora Acción Política. Escritor y conferencista.

Un comentario en «Elecciones en Ecuador: En busca de la estabilidad»

Los comentarios están cerrados.