home home Las impugnaciones de Donald Trump

Las impugnaciones de Donald Trump

El pasado martes 3 de noviembre de 2020, inició el proceso electoral de Estados Unidos y luego de algunos días de retraso en el conteo de los votos por correo y el voto adelantado, Joe Biden fue proclamado como ganador por los principales medios de comunicación: CNN, NBC, AP, Fox News, BBC, entre otros.

Sin embargo, el actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump, impugnó por «fraude» el recuento en todos los estados bisagra donde se vio favorecido el candidato demócrata y solicitó que se tengan en cuenta las papeletas que puedan llegar al término de la jornada electoral.

Lea también: Debates EE.UU 2020: Trump vs. Biden

A pesar de haber introducido diversas demandas judiciales en los estados pendulares (los más disputados), hasta el momento no hay evidencia de que los demócratas hayan cometido fraude para ganar las elecciones, pese a las continuas denuncias de Trump y algunos de sus colaborares más cercanos.

El abogado principal de Trump, Rudy Giuliani, aseguró que: “Hay evidencia suficiente para descalificar algunos votos. Los votos que no fueron adecuadamente inspeccionados deberían ser descartados y ese número de votos deberían ser descontados, eso podría afectar la votación”.

Vale la pena considerar no existe un protocolo legal para anunciar un ganador en la noche de las elecciones, y que adicionalmente, los procedimientos de conteo de voto, al ser un sistema federal, dependen de cada uno de los estados. Por ejemplo, en Florida, los votos se contaron de forma anticipada y por ello fue posible completar el escrutinio rápidamente.

¿Tiene derecho Donald Trump a impugnar la elección?

La respuesta es sí. Todos los candidatos tienen derecho a pedir reconteo en los estados en si consideran que hay irregularidades en el proceso. Para ello, deben presentar pruebas o declaraciones que aleguen irregularidades en el proceso.

Cada tribunal local es el encargado de emitir una resolución al respecto y permitir un nuevo recuento. Sin embargo, puede escalar hasta llegar al Tribunal Supremo, quien finalmente se encargará de fallar sobre si existen las pruebas suficientes para que se declare nula la elección o se realice un reconteo de votos en una entidad determinada.

Lea también5 presidentes de EE.UU. que han ganado más colegios electorales

De hecho, existe un precedente. En el año 2000, el Supremo tuvo que declarar ganador de las elecciones a George Bush tras determinar que no se daría un nuevo recuento en Florida. El candidato demócrata, Al Gore, pidió que se volvieran a contar los votos en varios distritos electorales, pero, finalmente, se otorgó la victoria al republicano.

En este caso, la diferencia de acuerdo a las proyecciones de medios, es superior a 270.000 votos en los estados anteriormente mencionados. Por lo cual, en caso de existir una irregularidad debe tener una magnitud considerable para revertir algún resultado.

Guerra contra el voto por correo

Durante toda su campaña electoral, Donald Trump criticó fuertemente los votos por correo, advirtiendo que podría haber fraude, y con base a ello, llamó a sus votantes a sufragar directamente en los centros de votación, especialmente el día de la elección.  Por esta razón, la mayoría de los votos que llegaron por correo beneficiaron al candidato demócrata.

Hasta los momentos, Pensilvania, uno de los estados pendulares, se ha convertido en el foco central de las demandas judiciales. Allí, el equipo de campaña de Trump ha presentado reclamos desde antes de celebrarse los comicios, abriendo la puerta para impugnar los resultados en caso de ser derrotados. También han sido introducidas demandas en los estados de Wisconsin, Nevada y Michigan.

El próximo Colegio Electoral se reúne el 14 de diciembre. Para entonces, cada estado debe proponer electores para su candidato ganador. Una semana antes, el 7 de diciembre, termina el plazo de impugnación y el Supremo deberá determinar si hubo fraude o no.

Las consecuencias inmediatas de las impugnaciones

Tras haber sido proyectado como ganador, Biden fue felicitado por los principales mandatarios del mundo, quienes expresaron su respaldo de acuerdo a las proyecciones de los medios de comunicación. Una estrategia que intencionalmente o no, eleva el costo de no reconocer la elección para Trump luego de sus denuncias de fraude.

Asimismo, el fiscal general de EE.UU, William Barr, ha puesto a su servicio al Departamento de Justicia, autorizando a todos los fiscales federales del país a investigar el supuesto fraude electoral antes de que los resultados sean definitivos.

Después de esta autorización, Richard Pilger, el funcionario de más alto rango del Departamento de Justicia encargado de investigar crímenes electorales, renunció al recibir presiones del Fiscal General Barr para lanzar investigaciones federales sobre las elecciones presidenciales.

Los medios de comunicación, por su parte, han cortado y censurado a Donald Trump y su equipo de campaña, quienes han asegurado reiteradas veces que hubo un fraude y que Biden que no ha ganado la elección. Mientras, algunos miembros del Partido Republicano como Jeb Bush, Mitt Romney, se han distanciado de Trump en sus alegatos de Fraude y han felicitado a Joe Biden por su victoria.

Hasta los momentos, la campaña de Trump ha pasado gran parte de la semana pasada en los tribunales con poco éxito y sin presentar nada parecido a pruebas que apunten a un resultado fraudulento.

 

Lea también: Una mirada en las campañas: Trump vs. Biden

Un comentario en «Las impugnaciones de Donald Trump»

Los comentarios están cerrados.