home Actualidad política Desafíos de la nueva realidad

Desafíos de la nueva realidad

El COVID-19 y sus consecuencias sanitarias, económicas y sociales han hegemonizado la agenda pública a nivel mundial en los últimos siete meses. Sin embargo, hay varios procesos político-electorales que continúan vigentes y, a todas luces, la cotidianidad debe continuar.

Evidenciamos como la narrativa del discurso de los gobiernos y los gremios en general empiezan a direccionarse hacia la reactivación económica y, aunque salvar vidas sigue siendo la gran prioridad, se hace urgente trazar estrategias que permitan el regreso a lo que hemos denominado una “nueva realidad”. Pero, ¿Cuáles son esos desafíos que se deben enfrentar?

Aunque el panorama es muy poco alentador, es necesario conocerlo y analizar su contexto. De acuerdo con el ‘Informe Especial Número 5 COVID-19’ de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) de Naciones Unidas, se proyecta, para el conjunto de la región, una caída promedio del PIB del 9,1%.

La CEPAL proyecta que el número de personas en situación de pobreza se incrementará en 45,4 millones en 2020, con lo que el total de personas en situación de pobreza pasaría de 185,5 millones en 2019 a 230,9 millones en 2020, cifra que representa el 37,3% de la población latinoamericana. Dentro de este grupo, el número de personas en situación de pobreza extrema se incrementaría en 28,5 millones, pasando de 67,7 millones de personas en 2019 a 96,2 millones de personas en 2020, cifra que equivale al 15,5% del total de la población.

En una región en la que en los próximos meses se vivirá una agitada agenda electoral, esta precaria situación resulta el mayor de los desafíos.  En Bolivia, por ejemplo, se desarrollarán las elecciones generales el próximo 18 de octubre y, para el 2021 Perú y Ecuador asistirán a las urnas para elegir Presidente y Congreso. En México, 95 millones de habitantes están llamados a participar de la contienda electoral, en donde se decidirá la conformación de la Cámara de Diputados, 15 gubernaturas, 29 congresos locales y, en opinión de los expertos, la continuidad del proyecto de “Cuarta Generación” del gobierno de Andrés Manuel López Obrador.  También habrá elecciones en Chile, Nicaragua y Honduras.

La pandemia del Coronavirus presenta desafíos inéditos y difíciles para los actuales y futuros gobiernos, uno de ellos es reconectarse con la sociedad, usando toda la tecnología disponible sin olvidar el contacto personal, ocuparse de los problemas de la ciudadanía.  Recuperar la ética y unir fuerzas detrás de las consecuencias más probables de la pospandemia: la pobreza y la corrupción.   La protección al empleo formal y el apoyo a empresarios y emprendimientos significan un reto trascendental en esta época en la que millones de personas perdieron su fuente de ingresos.

Una de las lecciones más grandes que nos ha dejado la pandemia, es la poca capacidad operativa en los sistemas de salud en término generales, al menos en la gran mayoría de países latinoamericanos; por lo que se deben reconsiderar las políticas para robustecerlo, pero además de generar una conciencia de autocuidado en la ciudadanía. Se requiere la concientización para nuevos hábitos de una vida más saludable. Nadie daba por hecho que una situación como esta pudiera suceder, pero sí podemos prepararnos por si en el futuro se presenta una similar.

Los gobiernos también deben considerar la potencialización de tecnologías limpias que permitan una adaptación al cambio climático y que permitan mejoras energéticas y ambientales que traduzcan la minimización en el consumo de recursos y así evitar riesgos a la salud de la población, además del uso de energías renovables.  Algo que quedó en evidencia es que los recursos ambientales y quienes trabajan en la producción de alimentos no fallaron en esta época, donde este escenario se hubiera presentado la realidad de hoy sería aún peor, por lo que el fortalecimiento al campo y a su industria es casi una obligación en la gran mayoría de casos.

La gran crisis causada por esta realidad nos ha puesto de frente con muchos desafíos: el sector informal, las pymes, el desempleo, los pagos de la deuda, la inflación, la violencia intrafamiliar, el aumento de la inseguridad, la desescolarización, la digitalización, entre otros. Sin embargo, es claro que la mirada está puesta en el futuro.

Lo malo de esta nueva situación es la incertidumbre; lo bueno, la posibilidad de intentar reencaminar lo problemático en mejores direcciones. El aprovechamiento de esta oportunidad, sin embargo, requiere de políticas ambiciosas que utilicen la coyuntura de corto plazo para re-direccionarnos en trayectorias de largo plazo más inclusivas y trascendentales.

 

Lea también: 5 autogolpes de Estado en los que se ha inculpado a la oposición

ETIQUETAS:

Érika Cáceres

Comunicadora Social con especialización en Gerencia Estratégica. Ha desempeñado su labor de comunicar en diferentes entidades del estado tales como la Gobernación de Santander, la Alcaldía de Girón y la  Personería de Bucaramanga. Recientemente estuvo vinculada a las campañas a la alcaldía de su ciudad en Bucaramanga y al Congreso de Perú en Lima.

Un comentario en «Desafíos de la nueva realidad»

Los comentarios están cerrados.