home Editorial, Colombia, Ediciones, home, Opinión Medidas antipopulares de un gobierno impopular

Medidas antipopulares de un gobierno impopular

En la situación en la que se encuentra el país a raíz de la llegada de primeros infectados por el coronavirus covid-19, el presidente Iván Duque no ha sabido dirigir el barco. Se reunió el pasado sábado con los mandatarios regionales y locales cuando solo había en el país 22 infecciones y en ese encuentro no se aterrizaron las líneas estratégicas y tácticas nacionales para evitar el pánico generalizado y sembrar seguridad y confianza en la ciudadanía.

Asistimos a una de las demostraciones más grandes de incapacidad e inoperancia política desde que se inició el mandato de Iván Duque, y eso que las ha tenido grandes. Ha demostrado su insolvencia en un sinnúmero de veces, pero su estulticia en esta crisis, que pone en vilo el sistema sanitario del país quedó en evidencia.

Varios alcaldes, partes de un liderazgo nuevo y renovado, decidieron anteponerse al presidente, a la crisis y al coronavirus, y en sus facultades como mandatarios, tomaron medidas necesarias. El presidente del palacio de Nariño, quien lleva más de año y medio en el poder, las torpedeó porque sigue desconectado de las regiones. Por eso es el presidente del palacio, porque no conoce la realidad de 50 millones de almas que corren peligro gracias a sus últimas demostraciones de incapacidad.

Los gobernantes regionales y la ciudadanía demandan una comunicación efectiva y eficaz para poder disminuir el pánico que se vive en toda la geografía nacional. Porque el pánico se genera cuando no hay certidumbre: mientras los mandatarios locales actuaron para minimizar el impacto del coronavirus en sus regiones, el primer magistrado de la nación, con el garrote en la mano les bloqueó las medidas. La autoridad se ejerce, pero esa autoridad va acompañada de legitimidad para ejercerla (no sólo la de origen). ¿Cómo puede ocurrírsele a Duque con un 68% de rechazo, torpedear las medidas tomadas por los alcaldes de Bogotá, Medellín, Cali, si los niveles de aprobación de éstos superan el 60%? ¿Miopía política? ¿ego?

En estos momentos la ciudadanía necesita a todas las autoridades articuladas y no una demostración de quién manda más. Por ello se debe con urgencia, generar contenidos comunicacionales que permitan educar y formar a la ciudadanía para que la curva de contagios no siga aumentando. De seguir aumentando, el frágil sistema hospitalario pasará por graves aprietos y la pérdida de vidas puede ser incalculable.

El presidente Duque tuvo en sus manos la oportunidad de mejorar su imagen pública trabajando articuladamente con los mandatarios regionales aun cuando ellos hayan sido los de las iniciativas, y la perdió. Si revisamos cifras, los mandatarios locales mejor evaluados por la ciudadanía son Jaime Pumarejo (Barranquilla), Claudia López (Bogotá) y Jorge Iván Ospina de Cali, todos evaluados positivamente por encima del 65% y la “genialidad” que se le ocurrió al presidente Duque, fue torpedear las decisiones que ellos había adelantado en sus localidades para la contención del Coronavirus covid19.

En este reto histórico para el mundo, Latinoamérica y Colombia, es invitar al gobierno nacional a no seguir entorpeciendo la labor de quiénes si están velando por el país.