home Ética, Entrevistas, Expediente, Actualidad política, home, Opinión Hablemos de Ética en la Comunicación Política

Hablemos de Ética en la Comunicación Política

En una época en la que parece que todo es válido y en todos los ámbitos, la esfera de lo ético es primordial, sobre todo en política y en su quehacer, toda vez que quienes actúan en esa esfera, no deberían hacerlo por cuenta propia sino en pro de un colectivo (pequeño o grande) al que defienden sus intereses. Para ello es muy importante que tengamos la visión de quienes trabajan muy de cerca con los políticos. Hoy en Hablemos de Ética en la Comunicación Política, conversamos con el estratega mexicano, Sergio Torres Ávila y sus impresiones sobre el devenir de la Consultoría Politica como profesión en el ámbito de la ética al que considera ligado a la formación académica.

 

RAP – ¿Qué desafíos plantea la Consultoría Política en México y cómo abordarlos desde el ámbito ético y profesional?

STA – El principal desafío es la profesionalización. Como en el resto de Latinoamérica, nuestra tradición democrática es joven, prácticamente solo desde el año 2000 ha habido una verdadera competencia política. Por tanto, también la consultoría política tiene pocos años de maduración. Antes, los asesores eran empíricos, políticos retirados o gente sin especialización que se convertía en asesor simplemente porque formaba parte del staff de algún líder político o funcionario público. La gran competencia que existe hoy exige gente profesional, preparada, con un sentido ético de la profesión y que esté dispuesta a colaborar con el gremio para llevar adelante en conjunto a la industria. Hoy se necesita:

  • Más formación en universidades, posgrados, cursos, especializaciones y demás.
  • Más foros, eventos donde podamos conocernos y ver qué propone cada uno.
  • Un Colegio de Consultores, un organismo de corte académico y de relaciones públicas que promueva los intereses del gremio, que sea el espacio para que todos los apasionados de esta profesión nos organicemos y aportemos al debate sobre: mejores prácticas, casos de éxito, defensa de nuestra labor ante criticas infundadas, promoción de nuestra reputación como profesionales serios y comprometidos.
  • Transparencia, que sea conocido quienes formamos parte del sector para identificar a gente no preparada que pueda dañar la reputación de nuestro gremio.

 

RAP – Para Sergio Torres Ávila, ¿qué dimensión adquiere la Ética en el quehacer diario de su profesión y cómo se manifiesta?

STA – Más allá de cualquier posición moral, que es un asunto que yo dejaría al criterio personal, al fuero íntimo de cada quién, yo partiría del amor que tenemos todos los que nos dedicamos seriamente a esta actividad profesional. Como los mismos políticos con los que trabajamos, los consultores tenemos vocación por esta tarea. Somos animales políticos. Nos apasiona la estrategia, nos gusta la actividad pública, nos seducen los retos de la competencia electoral. Es a partir de ese amor hacia nuestro arte que yo plantearía que debemos cuidarlo. Si los propios consultores no tenemos comportamientos dignos, profesionales, de calidad, ¿quién nos va a respetar? Hay que predicar con el ejemplo. Si amamos esta profesión, debemos actuar éticamente, pensar en el largo plazo, no tomar decisiones que nos pudieran reportar algún beneficio en el corto plazo pero que pudieran dañar nuestra reputación o la de nuestros clientes. Si queremos perdurar, la reputación y el comportamiento ético son fundamentales.

 

RAP – ¿Cuáles son los principios que usted cree debe tener un Manual de Ética en la Consultoría Política?

  • Habla con la verdad. No vendas sueños. Si verdaderamente el cliente tiene una posibilidad de ganar, anímalo a seguir. Si no la tiene sé muy claro, y si aún así decide seguir, y a ti te gusta el proyecto, da lo mejor de ti para conseguir el triunfo.
  • Sé sincero contigo mismo. Establece tus líneas rojas. Sé fiel a tus convicciones. No esperes a llegar al momento de la toma de decisiones críticas para meditar sobre qué estarías dispuesto a hacer o no hacer. Reflexiona antes. Verdaderamente pregúntate lo que no estás dispuesto a hacer y déjalo saber a tu cliente con la mayor oportunidad, educada pero claramente.
  • Asume que esto es un trabajo de equipo y nunca nadie gana solo. El crédito de los éxitos y fracasos es de todos, no solo tuyo. Si no eres un team player, más vale que comprendas que en algún momento tu desempeño será deficiente. La ética comienza por saber que el ego se debe quedar en casa. Y que la figura del gran consultor estratega genial es un asunto de la literatura y el cine. En la vida real somos seres humanos tratando de dar lo mejor por nuestro proyecto, pero al fin seres sujetos, como todo el mundo, a errores y limitaciones de apreciación. El consultor ético es el humilde, el que está abierto a aprender de todos y siempre.
ETIQUETAS:

Sergio Torres Ávila

Sergio Torres Ávila es un estratega de comunicación política mexicano. Es la referencia de la consultoría política de su generación. Aporta una nueva forma de entender la comunicación política como una ciencia y un arte a la vez, integrándolos con una metodología propia que ha dado resultados en campañas presidenciales, gubernamentales y legislativas, así como en campañas de gobierno, en México y Latinoamérica.

La política es su pasión. La estrategia su especialidad. Recibió el ejemplo de su padre, quien fue uno de los pioneros de la comunicación política en México. Estudiar Derecho le dio la perspectiva para entender la estructura legal del Estado y la administración pública. Interesado en el ejercicio del poder y las estrategias para obtenerlo, se especializó en Gerencia Política en Washington D.C.

Se ha consolidado como un estratega sobresaliente, demostrando liderazgo, capacidad analítica e intuición, que lo han hecho merecedor, entre muchos otros, del premio Rising Star de la revista Campaigns and Elections de Estados Unidos, siendo uno de los pocos latinoamericanos en lograrlo. Como conferencista y comentarista en medios de comunicación, ha destacado con una opinión analítica e informada de la realidad política y social.