home Actualidad política, Ediciones, Entrevistas, Ética, home, Opinión, Venezuela Hablemos de Ética en la Comunicación Política

Hablemos de Ética en la Comunicación Política

Cuando se habla de Ética, el encuadre de interlocución suele hacerse en términos de las nociones sobre lo que está bien lo que está mal. Para el filósofo español, Fernando Savater, la ética es una constante búsqueda para vivir mejor, y en su definición de vivir mejor, encontramos virtudes para una buena vida. En ese sentido, hoy en Hablemos de Ética en la Comunicación Política conversamos con la consultora de comunicaciones Lorena Arraiz Rodríguez, quien nos ofreció sus reflexiones sobre lo que para ella son “sus líneas rojas” es decir, ciertos límites éticos que ni a sol ni a sombra, estaría dispuesta a transgredir.

 

RAP-  Existe consultores políticos que trabajan con gobiernos en contextos de autoritarismos. ¿Hacen su labor profesional o violan éticamente su profesión?

LAR- La ética es un tema, en mi opinión, personal. Cada uno tiene sus líneas rojas, que están marcadas por sus propios principios y valores. En este sentido, si me preguntaras a mí si pudiera trabajar como asesora de comunicación para un régimen autoritario, gobierno populista (de izquierda o derecha), o cualquier otro contexto similar, no podría, mi ética personal y profesional, no me lo permitiría, porque yo trabajo (y estas son mis líneas rojas) únicamente con aquellos proyectos, personas, líderes y gobiernos en quienes creo. Y no, no creo en el populismo ni mucho menos en los autoritarismos de ninguna índole.

 

RAP-  Una campaña electoral se define porque en ella, existen tantos equipos de campaña como candidatos a cargos de elección. En ese sentido, se trabaja con colegas del mundo profesional. ¿Son los colegas enemigos al igual que los candidatos para los que están ofreciendo consultoría?

LAR- Ni los candidatos, ni los equipos, ni los consultores son enemigos. Si partimos de una premisa fundamental como lo es que todos somos seres humanos, es decir personas con sueños, miedos, creencias y perspectivas diferentes, podremos entender que nadie es enemigo de nadie. Simplemente, los candidatos políticos son alternativas diversas en sociedades diversas. Hay para todos los gustos y por eso, desde mi perspectiva, es tan apasionante la comunicación política: porque podemos poner nuestro granito de arena para construir, entre todos un mundo más democrático, más libre, más responsable, más solidario y, en definitiva, más humano.

 

RAP – Como consultora política usted ha tenido mucha experiencia en diversos países, pero fundamentalmente su trabajo se ha asentado en Venezuela y España. ¿Cuáles son los desafíos éticos que usted ha tenido que sobrellevar en ambos países?

LAR- Mis desafíos éticos son siempre los mismos: no pisar mis propias líneas rojas, es decir, no trabajar en ningún proyecto en el que no crea, no impulsar ninguna idea que yo considere, por principios y valores personales, que van en contra del verdadero sentido que para mí tiene la política, que es mejorar la calidad de vida de las personas que conviven en una sociedad determinada. Mi aporte como asesora de comunicación política es humanizar la comunicación, hacerles recordar a los políticos, a sus equipos y a los ciudadanos, que no estamos hablando de peras y manzanas, ni si quiera de dinero. Estamos hablando de impulsar proyectos que transformen sociedades, de creer en ideas capaces de crear entornos de solidaridad, respeto y evolución. Estamos hablando, siempre, siempre, de personas.

Venezolana. Periodista. Asesora de Comunicación. Creo en el poder de la palabra y en el poder de las personas como motor para una transformación real de la sociedad en la que vivimos. Doce años de experiencia formando equipos de comunicación, jóvenes, mujeres, políticos, empresarios y emprendedores. Doce años aprendiendo de las PERSONAS. Doce años construyendo una #ComunicaciónMásHumana.

-->
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial