home Actualidad política Las encuestas en procesos electorales: un mal necesario

Las encuestas en procesos electorales: un mal necesario

En todo proceso electoral, las encuestas son clave. Los políticos las utilizan para aproximarse a la realidad social, para tomar decisiones e inclusive como factor propagandístico. Ellas siempre son producto de análisis y controversia.

Estos estudios se han vuelto tan fundamentales que se han creado estrategias políticas detrás de ellas y como establece Felix Seijas, PhD en análisis de complex data y director de la consultora Delphos, los estudios no ganan elecciones, pero son una herramienta con la cual se puede salir victorioso de una campaña electoral.

Sin embargo, el uso de encuestas ha sido altamente criticado en la última década. Tanto en el proceso electoral que se realizó en Colombia para el tratado de paz, el Brexit en Inglaterra y las últimas presidenciales de Estados Unidos, fueron procesos “sorpresivos” para los electores que se confiaron en los resultados que arrojaron estos estudios durante las respectivas campañas.

Según Seijas, estas deben ser tomadas como instrumentos de planificación y no predicción. Aseguró que los “errores” en las encuestas vienen de la interpretación que le dan los medios de comunicación y el uso por parte de comandos que tienen intereses propios.

“La interpretación que alguien le puede dar a un estudio y después lo pone en el público, es su interpretación y puede fallar en su interpretación. No necesariamente el estudio le dio la información equivocada”, precisó.

De todas formas, quiso resaltar que la credibilidad de los estudios está en el vocero, en el analista, en quién los está divulgando, más que en las mismas empresas, aunque también dijo que si la consultora ya tiene una trayectoria, el estudio habla por sí mismo.

Reconoció que en algunos casos las encuestas son utilizadas como una herramienta de propaganda, y resalta que ahí está el problema.

“Estas son herramientas que tiene un fin; si tú las utilizas como herramientas de propaganda, estás distorsionando su objetivo, estás distorsionando la razón de ser y ahí hay un problema que evidentemente que ya entras no en el plano técnico, no en el plano teórico, sino en el plano de la ética”, explicó Seijas.

Esto afecta la reputación de las consultoras. No obstante, el especialista aseguró que las empresas que no se presten para estas acciones difícilmente van a sufrir un impacto negativo en la imagen. También advirtió que otra cosa que perjudica mucho a estas empresas “es desvirtuar su rol de productor de información y convertirse también en agentes de campaña”.

Aunque las empresas velen por su reputación, Seijas apuntó que no están libres de pasar por situaciones que podrían afectar de forma negativa la reputación por las interpretaciones que les puedan dar los medios o personas que influencian la opinión pública. En este caso recomendó que se ataque de inmediato desmintiendo con pruebas en mano, porque una consultora que no mantenga una buena reputación está condenada al fracaso.

Redactado por: Lic.María Corina Roldán. Edición de contenido: Lic. Ingrid Bravo Balabu.

ETIQUETAS:

Redacción Acción Política

El equipo de Acción Política es el responsable de las actualizaciones de información de actualidad del portal