home Expediente Populismo en Latinoamerica

Populismo en Latinoamerica

Populismo en latinoamerica ¿Y en Colombia qué? El discurso irrefutable de la paz.

Por: Lorena Arraiz @Larraizr Founder&CEO de LaEstrategiCom. Consultora Política y Comunicacional en Iberoamérica. Especialista en Análisis de Discurso y Diseño de Campañas Electorales. Experiencia en gestión de la comunicación de partidos políticos, equipos de campaña, equipos de prensa institucional y equipos de gobierno. Miembro del Comité Organizador Internacional de la Cumbre Mundial de Comunicación Política y del Comité de Asesores de la Asociación de Comunicación Política de España (ACOP). Periodista. Master en Ciencia Política y Master en Dirección de Campañas Electorales.

 

El referente populista latinoamericano de las últimas décadas sigue presente -aunque cada vez más débil- en sus compañeros de la región, aún a pesar de la muerte de sus líderes fun- dadores: Fidel Castro y Hugo Chávez. ¿Será este su verdadero legado?

La política personalista se ha expandido por el mundo, acompañada de un discurso populista que encuentra su oportunidad de triunfar en un ambiente de desafección política del electorado y en la manifies- ta necesidad de los ciudadanos de ser partícipes de su destino político, pero esas mismas ansias del electorado, sumadas al miedo de perder lo que han ganado, ha ido dejando en desventaja a los populistas frente a las nuevas opciones electorales que han surgido en el continente.

¿Acaso son estas nuevas opciones menos populistas? Es que su discurso a veces confunde, ya lo había dicho Teun Van Dijk: “El discurso juega un papel fundamental en la expresión y reproducción diarias de las ideologías” (Van Dijk, 2003, p.11). El populismo no es una ideología, es un liderazgo. Al menos el que estamos viendo en nuestros países.

La praxis política contemporánea de Latinoamérica ha estado marcada por la aparición de los líderes “mesiánicos” que han despertado la sentimentalización de la política con discursos similares en contextos distintos, gracias a la influencia de una ideología basada en los mismos principios y un liderazgo con las mismas características. Así surgieron Chávez, Maduro, los Kirchner, Lula, Dilma, Evo, Correa, Lenin y Ortega.

En el caso de Colombia hay dos países enfrentados en torno a un mismo concepto que, a priori, parece irrefutable: La Paz. El 7 de agosto de 2014, hace ya casi 3 años, tomó posesión Juan Manuel Santos para ejercer su segundo mandato al frente del país con la economía más neoliberal de América Latina y, por ende, poseedor de los mejores índices de desarrollo de la región para el momento. Solo tenían (¿tienen?) un problema: Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, (FARC). Ese día, frente a la multitud, cuarenta y un minutos bastaron para que el presidente colombiano dejara en claro el que parecía ser su único fin en ese nuevo período al mando del país: la paz para Colombia. Cuarenta y un minutos enfatizando la necesidad de que el país centrara todos sus esfuerzos en la construcción de la paz y la educación como pilares fundamentales de la sociedad colombiana.

En un discurso plagado de emotividad, Santos buscó el apoyo de sus seguidores invitando a “soñar” y trabajar juntos por hacer realidad el sueño colombiano. “Nos cansamos de pensar en pequeño, de creer que estamos condenados a la violencia, a la desigualdad, al atraso, a la falta de oportunidades. ¡Porque no es así! Desde mi corazón creo que ha llegado la hora no solo de avanzar en las metas inmediatas sino de repensarnos como nación. Ha llegado la hora de reimaginar el contrato social que hemos heredado, y las instituciones y políticas que nos han regido. Ha llegado la hora de subir la vara, de ser más ambiciosos con nuestros sueños”, aseguró el gobernante. Al final, las tres letras de su promesa mayor en su mano derecha y en la de los presentes en la tarima, enviaron un mensaje emotivo, pero no tan contundente, un mensaje que todos los colombianos querían oír, pero que había sido difícil hacer realidad: Paz.

 

Lee el artículo completo descargando la segunda edición de REVISTA ACCIÓN POLÍTICA También puedes suscribirte para recibir noticias de eventos y las próximas ediciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial