home Estudio de casos, Actualidad política Los Millennials quieren, pueden y saben:

Los Millennials quieren, pueden y saben:

Conociendo a la primera generación de nativos digitales

Por: Antoni Gutiérrez-Rubí @antonigr Asesor de Comunicación

 

Millennials es el nombre que reciben las personas que nacieron entre los años 1982 y 1998 –aunque hay algunas discrepancias respecto a cuándo empieza y cuándo termina–. Se estima que representan más del 25 % de la población mundial y 30 % de la latinoamericana. Es la generación del momento, quienes, poco a poco, comienzan a ocupar puestos de poder y tomar las grandes decisiones.

Antes que millennials se hizo popular el término Generación Y, incluido en un editorial de la revista Adverstising Age, en agosto de 1993. Con este nombre se buscaba dar continuidad a la Generación X, los nacidos entre 1965 y 1981, la generación sucesora de los baby boomers (1945-1964), llamados así por ser fruto del fenómeno de alta fecundidad que se produjo al finalizar la Segunda Guerra Mundial.

Unos años antes surgía la Generación Silenciosa (1920-1940), la generación viva más antigua de todas y probablemente la más sufrida por la gran depresión económica, el nazismo y la II Guerra Mundial. De ahí su nombre.

Los demógrafos Neil Howe y William Strauss son los responsables del término millennials, un nombre que representaba a quienes se hicieron adultos con el cambio de milenio. Sin embargo, la expresión se puso de moda en 2013, cuando la revista Time publicó en su portada el artículo Millennials: The Me Me Me Generation que los describía como perezosos y narcisistas.

Con el paso de los años (y de los estudios, además de los artículos), este estereotipo fue perdiendo fuerza y fue revelándose una faceta más social y comprometida de los millennials. En el libro Millennials Rising: The Next Great Generation, publicado en el año 2000, Howe y Strauss sostenían: “Durante la próxima década, la Generación del Milenio cambiará por completo la imagen de la juventud de pesimistas y alienados a optimistas y comprometidos, con consecuencias potencialmente sísmicas para América”.

Howe y Strauss no se equivocaron. Estos jóvenes están cambiando el mundo. O, al menos, la forma en que lo vemos gracias a sus particulares formas de aportar conocimiento y opinión sobre las coyunturas de sus respectivas comunidades.

La tecnología y la forma en que han sido criados tienen mucho que ver con ese fenómeno. Sin embargo, sí que han puesto mucho de sí mismos de manera consciente e inconsciente, para que esto sea así y busque cada día un nuevo enfoque: hablar sobre sus comportamientos e intereses ante diferentes aspectos como la política, las causas sociales, la educación o el trabajo, entre algunas otras.

En mi último libro, Millennials en Latinoamérica, una perspectiva desde Ecuador (Fundación Telefónica, 2016), he intentado acercarme a esta generación. El estudio, que puede descargarse gratuitamente en la página de Fundación Telefónica, aporta una mirada regional a los análisis sobre esta generación.

Para ello, hemos realizado una encuesta online a casi 350 ecuatorianos de todo el territorio nacional y 15 entrevistas en profundidad a millennials destacados (emprendedores, activistas, artistas…) y a diferentes expertos conocedores de la generación.

El libro se organiza en seis grandes capítulos, uno para cada ámbito de interés de la vida millennial: la tecnología; el ocio y el entretenimiento; la educación y la formación profesional; el mundo de la empresa y las nuevas tendencias laborales; el consumo de información y noticias; y la participación política y social.

Homo Technologicus

Ninguna generación es uniforme. Los rangos de edad son bastante amplios (en el caso de los millennials, dependiendo de la definición que se haga, pueden llegar a ser de 15 años), y la edad, además, no parece ser siempre un elemento definitorio de la personalidad y la conducta de las personas. Ninguna generación es ajena a las desigualdades o al contexto en el que crece y vive. Sin embargo, hay regularidades que nos invitan a pensar en términos de generación y esto resulta útil para el análisis de un fenómeno social complejo. Probablemente, la tendencia más poderosa e identitaria sea la relación con la tecnología. Es la primera generación de nativos digitales, los primeros que utilizan Internet en todas y cada una de sus actividades diarias.

Los millennials en Colombia

De acuerdo con los datos del censo de 2005, el más reciente por ahora, porque hasta este año no se volverá a realizar, en Colombia ya había 16.210.552 de millennials, teniendo en cuenta a los niños y jóvenes que entonces tenían entre 5 y 24 años, y que hoy ya tienen entre 17 y 33. Aproximadamente, los jóvenes de la Generación Y representan 39,5 % de la población total del país.

Los millennials como activistas y agentes de cambio social

Los millennials prefieren las causas a las casas políticas. Fueron los protagonistas de los movimientos que sacudieron el mundo como Occupy Wall Street y el 15M en España. Son quienes constantemente están desarrollando plataformas y aplicaciones de vigilancia política y los responsables del crecimiento de páginas web de activismo social, como eselcaso de Change.org, que ya ha alcanzado los 100 millones de usuarios. Se movilizan en las calles y en las redes sociales para defender los temas que más les preocupan y para incidir en su futuro y en el de sus países.

Los jóvenes son conscientes de los desafíos políticos y sociales que enfrentamos, y 72 % de los que viven en Latinoamérica, según la última encuesta global de Telefónica, se cree capaz de lograr un cambio local.

Aunque son algo más prudentes cuando la pregunta se refiere a un cambio global (48 %), siguen confiando en sí mismos, de todas formas, como agentes de cambio social. Y con Internet, su herramienta preferida (y natural) de participación y activismo, además de informarse, también buscan generar impacto.

“Los millennials en Colombia han cobrado una relevancia extraordinaria en los últimos meses tras las sorprendentes iniciativas, marchas concentraciones que han podido hacer —y las que han intentado—, en busca de una concienciación de sus compatriotas para que vean en la paz una salida a 52 años de guerra que, aunque ellos no han vivido, sí la han sentido”.

 

Lee el artículo completo descargando la primera edición de REVISTA ACCIÓN POLÍTICA

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial