home Actualidad política Política & Ficción

Política & Ficción

Las narraciones en la política tienen en este momento más relevancia que las ideologías. El peso de las historias nos apasiona. Es la era de Netflix, los microrrelatos y las historias de gente común. Pasamos horas frente a las redes sociales intentando identificarnos en universos ficticios, micromundos y verdades a medias. Todo es Instagram. Lo mismo pasa en política.

Por: Marina Raffaelli @MarinaRaff Consultora en Comunicación Política. Comité Organizador Cumbre Mundial de Comunicación Política. Docente UNTREF Y UBA

 

 

Estamos en el fin de una era y comienzo de otra, la relación no es la misma. Las redes sociales y la política cambian el mapa conceptual. La política se desplaza más allá del Parlamento, y esto cambia sustancialmente la percepción de la realidad.

El Storytelling viene utilizándose desde hace mucho tiempo y esto fue mutando también. Hoy hay otra modi- ficación en las narrativas de los gobiernos y candidatos. La historia del romance del presidente francés Emmanuel Macron y su esposa 25 años mayor, fue el relato que enamoró al mundo. Efectivo o no, en tan solo un año el candidato llegó a la presidencia jaqueando el sistema político tradicional francés.

Hoy hay nuevas prácticas sociales del uso del relato, más cercano a lo literario y cinematográfico. El eje de la comunicación política pasa por contar una historia que impacte, emocione, brinde suspenso, sea creíble, tenga romance, matices, y un final “feliz”.

Esto es consecuencia de algunos ejes:

  • Nuevas prácticas y usos de universos simbólicos.
  • Explosión de los medios El poder de la Imagen. 
  • Impulsar marcas junto a una Pasamos de la imagen de marca al relato de marca. El Branding político renueva las audiencias. 
  • Subjetividad: una nueva cultura del sujeto social, nuevos valores, vida líquida. 
  • Hay una deconstrucción de la vida democrática.

Gobiernos Creativos

Los gobiernos también deben contar una historia para prolongar el aburrimiento de un mandato. Pasamos de inauguraciones fantásticas a cómo los “vecinos” comienzan a contar en primera persona como se les cambia la realidad. Los gobiernos también necesitan mar- cas, claims “pegadizos”, el diseño de una identidad que aunque efímera durará al menos 4 años. La construcción de un mito de gobierno es clave para lograr la empatía, la estabilidad y el argumento más simbólico de la comuni- cación que solidifica todo lo demás. Sólo un detalle, no olvidar que comunicar no es gestionar.

Guerra de relatos

La contracara de la sobrecomunicación, la confrontación de historias y las batallas de ideas trae como consecuencia la cultura del descrédito. Hay una guerra de relatos donde cualquier narrador pierde crédito. Surgen nubes radioactivas de comentarios en las que todo el mundo opina. En los Gobiernos habrá que tener una estrategia sólida de comunicación, en las campañas se abre el juego con enormes desafíos.

Política sin ficción

Se entiende que es lógico que en el universo semiótico que habitamos cada vez más haya enormes desafíos para gestionar la comunicación. Lo que no hay que olvidar es que política no es ficción y que las historias que contamos se deben acercar más a la realidad y menos a espacios cinematográficos. Entonces habrá que pensar en una nueva arquitectura social más participativa, con menos ficción y más democrática.

 

Puedes descargar la edición completa para leer a profundidad o suscribirte para recibir la revista vía digital.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial